Menú Cerrar

Insulinoterapia

Evangelio de Hoy

El paciente con Diabetes tipo 1, tiene déficit total de producción de insulina por lo que se requiere suministrar tanto la insulina basal (la que trabaja de manera lenta y sostenida mientras no se está consumiendo alimentos) y la insulina prandial (la que trabaja para bajar rápidamente la glucemia luego del consumo de alimentos).

En el paciente con Diabetes tipo 2, la hiperglucemia se presenta como resultado de la resistencia a la insulina junto con la disminución de la secreción de insulina en el páncreas. Con el tiempo la célula beta encargada de la producción de la insulina se va agotando y esto genera la necesidad de suplementar de manera complementaria a los medicamentos orales o inyectables que usó el paciente.

Tanto los pacientes con diabetes tipo 1 o tipo 2, pueden desarrollar el estado máximo de descompensación de elevación del azúcar en sangre que conocemos como crisis hiperglucémicas (tradicionalmente cetoacidosis diabética en pacientes con diabetes tipo 1 y estado hiperosmolar en diabetes tipo 2).

Las insulinas que conocemos como basales y que tenemos disponibles en nuestro medio son la insulina NPH, insulina detemir, insulina glargina, insulina degludec e insulina glargina u-300. Por convención la insulina viene en la presentación de 100 ui / ml siendo la excepción a la regla insulina glargina u-300 que trae 300 ui por ml. Si las dividimos por generaciones podemos decir que la NPH es la más antigua de estas y que Degludec y Glargina u 300 son las versiones más modernas, que representan adelantos en mayores tiempos de acción sostenida y con menores tasas de hipoglucemia respecto a sus antecesores.

Las insulinas prandiales (insulinas análogas de rápida acción) en nuestro medio son la insulina glulisina, aspart y lispro, que prácticamente han desplazado por completo al uso de la insulina regular, son para aplicación subcutánea. Su acción comienza tan rápido como solo 10 minutos luego de su aplicación subcutánea y su tiempo de efecto puede extenderse a unas 3 a 4 horas.  Por convención vienen de 100 ui/ ml y se consiguen en forma de lapiceros o pen portátiles para aplicación de la dosis en forma subcutánea.

Es importante explicarle al paciente que la insulina es una medicación como otra de las que se usan para el control de la diabetes y no un castigo. La insulina no tiene una dosis máxima, pues cada paciente va a tener requerimientos específicos hasta que se logre su control. Es una de las formas más rápidas para lograr que un paciente en descompensación baje los niveles de azúcar y que puede usarse independiente de si hay o no alteración en la función renal o cardíaca del paciente.

Dependiendo de las situaciones particulares podemos resumir algunos esquemas de insulina así

  • ui/ kg/ hora para el manejo del paciente en crisis (cetoacidosis o crisis hiperglucemica)
    • ui/ kg/ día es la dosis de inicio en pacientes con Diabetes tipo 2. Generalmente se decide iniciar cuando el paciente tiene 2 o incluso 3 grupos diferentes de medicamentos orales o incluso algún inyectable y que sigue con valores de hba1c elevados (más de 8%)

0.4 ui/kg/ día es la dosis total basal esperada para un paciente con diabetes tipo 2, en caso de necesitar más dosis, es posible que necesite pasar a un esquema de insulina basal más una aplicación de insulina rápida (esquema basal plus) o de la adición de un medicamento tipo agonista de glp-1 que complemente en el control de la glucosa postprandial

0.5 UI/kg/ día es la dosis para usar en el paciente con diabetes tipo 1, teniendo en cuenta que se recomienda calcular que el 50 a 60% de la dosis total del paciente sea insulina basal y el 40 a 50% de la dosis se reparta entre la dosis prandial del desayuno, almuerzo y cena

0.8 UI/kg/ día es la dosis esperada total para un esquema intensivo de basal/ bolos en paciente con diabetes tipo 2. La distribución es del 50 a 60% de la dosis total con insulina basal y del 40 a 50% de la dosis con insulina prandial (acción rápida).

1 ui/ hora es la producción promedio de insulina. Esta es la necesidad promedio en pacientes que están sin vía oral más de 12 horas junto con una dosis de sostenimiento de glucosa de 4 a 5 gramos por hora para mantener un equilibrio en la glucemia plasmática